El mundo de la aviación se reúne para disputar torneos de fútbol alrededor del planeta en la AFC

El deporte en general y el fútbol en concreto han sido usados, en multitud de ocasiones, para tender puentes entre gente de culturas, razas y nacionalidades distintas. La siguiente historia lo demuestra. La protagonizan profesionales, pero no del mundo del fútbol, sino de la aviación. En 2005, unos empresarios portugueses del mencionado ramo organizaron un torneo, la Aviation Football Cup, que hoy, pese a no ser el único de este grupo de trabajadores, sí que es ya una referencia. En apenas una década ya ha recorrido medio mundo, pisando los cinco continentes y permitiendo al mundo de la aviación poder compartir experiencias en torno a un balón, una simple excusa para reunirse. Pilotos, controladores aéreos, personal de la aerolínea o de compañías de catering: el negocio de los aviones, unido también por un balón que emprende altos vuelos.

El vuelo de este tipo de torneos se alzó mucho antes, en 1993, y ello sirvió de inspiración para el actual organizador de la AFC, un empresario portugués que comparte nombre con un reputado árbitro compatriota suyo, Nuno Almeida. “Cuando empecé a organizar este torneo pertenecía a la aerolínea TAP Portugal, y siempre éramos invitados a participar en muchos torneos cada año. Me gustó tanto que decidí empezar uno”, explica a Highbury. Poco o nada, asegura, imaginaba entonces el alcance que podría llegar a tener aquello. Paren a pensar, ¿qué otra competición es capaz de involucrar a gente desde Malta a Omán? Pasando por Georgia, Líbano, Mauritania, Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Montenegro, Rusia, India, Emiratos Árabes, Hungría, Marruecos, Bulgaria, Canadá, Suiza, Letonia, Israel, Alemania o, cómo no, cuando se trata de fútbol, también España.

Cuatro jugadores, cuatro aerolíneas y cuatro países. El otro Mundial toma altos vuelos / Foto: AFC

Cuatro jugadores, cuatro aerolíneas y cuatro países. El otro Mundial toma altos vuelos / Foto: AFC

A pesar de que en sus primeras ediciones, el torneo estaba únicamente pensado para disputarse en Portugal. Su éxito, sin embargo, ha propiciado que desde entonces haya tenido 116 equipos, más de 2.300 jugadores representando a 44 países. “La mayoría repiten varias veces, lo que indica la calidad de nuestro trabajo”, presume con orgullo Almeida, quien hace apenas unas semanas estuvo en Salou encabezando la delegación que fue a jugar a las instalaciones del Complex Esportiu Futbol Salou, un escenario ideal para organizar torneos y acoger stages de equipos nórdicos. “Este año hemos recibido unos 250 equipos, la mayoría del norte de Europa, que aprovechan que en enero no pueden entrenar en sus países por el frío y la nieve, y vienen a prepararse aquí”, cuenta Frank Araneta, jefe del departamento de Nuevos Productos del mencionado complejo, un resort que apuesta al alza por el turismo deportivo. “En la última edición de la AFC llegaron unos 12 equipos con 180 personas”, completa. 

UN TERCER TIEMPO MULTICULTURAL

La copa, sin ser irrelevante, es lo de menos en este tipo de competiciones no profesionales. “El tercer tiempo es lo más importante de estos torneos, aquí es posible ver saudíes, jordanos, estadounidenses y emiratíes hablando y pasando un buen rato juntos en una pacífica confraternización”, asegura Almeida, quien defiende que el fútbol es simplemente un argumento que comparte y une a gente tan diversa. “El objetivo principal aquí es que gente de la industria de la aviación visite ciudades, se encuentre, comparta experiencias, se reencuentre con viejos amigos y conozca a nuevos”, añade el organizador, quien celebra el éxito que han tenido los diferentes eventos organizados. “La mayor parte de equipos desea prolongar sus estancias más allá de las fechas de los torneos, y cada vez más muchos están llegando con toda su familia”, insiste, dejando claro el buen ambiente que reina en los días de competición. Al finalizar cada torneo, eso sí, hay una parada obligatoria en una fiesta de clausura en una discoteca que da para muchos momentos memorables.

Pese a no ser profesionales del fútbol, el nivel futbolístico no es, en muchos casos, el que rezuman buena parte de las pachangas que se suelen disputar los fines de semana con los amigos. “Hay dos tipos de equipos. Unos juegan solo para divertirse y estar con los amigos, pero la mayoría participan para ganar los torneos”, aclara Almeida, quien diferencia entre los participantes a la cita. “Hay un nivel medio alto, en general, estoy impresionado con el que muestran algunos jugadores”, añade el organizador, quien recuerda que muchos de los participantes “fueron futbolistas en su juventud”, y hacen bueno el dicho de que quien tuvo, retuvo. “Además, también recibimos algunos antiguos futbolistas internacionales”, añade.

Competitivos en el fútbol profesional, la delegación italiana sigue el rastro de sus compatriotas profesionales: AirItalia es líder de la general de la AFC/ Foto: AFC

Competitivos en el fútbol profesional, la delegación italiana sigue el rastro de sus compatriotas profesionales: AirItalia es líder de la general de la AFC/ Foto: AFC

Lisboa, Madrid, Algarve, Budapest, Frankfurt, Salou, Mallorca o Rovinj son algunas de las poblaciones que ya han visitado desde 2011, y este mismo año se les añadirán Amsterdam y Roma. “La mayoría de equipos juega casi cada fin de semana en campeonatos internos en los que compiten durante todo el año, pero apenas unos pocos son pilotos o miembros de la tripulación aérea, la mayoría son personal de tierra”, específica Almeida. Se enfrentan siete contra siete en partidos breves, de 20 minutos en total, y que se desarrollan sobre mitades de campos de fútbol 11. Por ahora realizan tres eventos por año repartidos por el mundo, pero su objetivo es añadir una cuarta fecha en 2017 o 2018. Cada una, en un continente distinto. “Siempre buscamos mejorar e innovar para mantener la lealtad de los equipos y seguir creciendo”, apuntala Almeida, quien desarrolló un ranking iniciado en 2011 que está basado en la participación de los equipos y su participación en los torneos.

No cuentan con patrocinadores, un hándicap que, eso sí, no les ha impedido crecer de forma “inesperada” para el propio Almeida. Sí que disponen, eso sí, de una vertiente solidaria. Sin ir más lejos, en la última edición que realizaron en Salou, iniciaron un acuerdo con Idea Libre, una ONG que ayuda a los niños más necesitados de Kenia y Marruecos. En ese mismo torneo, por cierto, el equipo de Emirates Airlines goleó en la final a Alitalia Club (5-1), líder del ranking general. Tras cada torneo, sólo queda desearles que tengan un buen viaje de vuelta, cada uno en su respectiva aerolínea.