El pitido inicial y la hoja en blanco. El pitido final y la firma. Ganar un partido y terminar un relato. Lograr un objetivo deportivo y publicar un libro. Jugar al fútbol y escribir parecen dos mundos muy alejados entre sí. Contrapuestos incluso. Para Hugo Sanmartín, en cambio, van de la mano. Detrás de este vertical extremo izquierdo con facilidad para ver portería, se encuentra una pluma, un escritor que trata de abrirse camino en el mundo literario hablando de amor y desamor. Una persona que rompe en sí misma todos los tópicos que tildan a los futbolistas de unos analfabetos que no han leído un libro en su vida. Hugo, además, los escribe.

GOL A GOL, TECLA A TECLA

El futbolista escritor –o el escritor futbolista- nació en Vigo hace 27 años. La temporada pasada fichó por el CD Choco, club humilde de la localidad pontevedresa de Redondela, que actualmente milita en el grupo 1 de la Tercera División (el gallego). Su llegada ha coincidido con el mejor momento deportivo de la entidad: asentado en la categoría, el pasado año disputó el primer play-off de ascenso de su historia y en la presente, ya acaricia con los dedos la posibilidad de volver a pelear por jugar en Segunda División B –tiene seis puntos de ventaja con sus perseguidores a falta de tres jornadas-. En ambas exitosas campañas, Hugo ha sido uno de los jugadores importantes del equipo choqueiro, con 16 tantos el pasado curso y con 19 en el actual, en el que le disputa el pichichi a un estandarte del fútbol gallego como Changui.

Marcos Montes, entrenador del Choco: “Es uno de los jugadores más importantes de la categoría”

“Es un jugador muy importante en los dos aspectos primordiales del fútbol. Por un lado ve puerta con mucha facilidad, es nuestro máximo goleador. Y por otro, no tiene ningún problema en trabajar defensivamente. Es uno de los jugadores más importantes de la categoría en su posición”. Marcos Montes, técnico del Choco, describe así a su jugador. Hugo es un extremo muy vertical, un punzante puñal con un dinamismo inagotable que le convierte en una amenaza permanente para las defensas rivales, tanto con balón como sin él, con una intuición fuera de lo común para aparecer en el área y marcar. Todo ello unido a un carácter ganador, indomable, que le hace pelear sin descanso en cada minuto de juego.

Pero cuando se quita la camiseta roja con el 10 a la espalda, el futbolista pasa a ser persona. El futbolista pasa a ser escritor. Hugo tiene un blog, Días Pasados H, en el que escribe relatos, cuentos o sensaciones personales. Una afición que le viene de lejos pero que siempre ha llevado con discreción. Hace unos meses, su excompañero en el Choco, Pablo Piñeiro –actualmente jugador del filial del CD Lugo-, fue a visitarle y le propuso un proyecto literario: escuchar las historias de amor que la gente les quisiera contar y plasmarlas en un libro. Así nació De tu corazón a mi libro. Llevan dos meses escuchando vivencias por Galicia, recibiéndolas por correo, por Skype, incluso visitando a domicilio. De hecho, en breves irán a un geriátrico. Cuando terminen el trabajo de recolección, empezará el de redacción, con la posterior edición y publicación. Quieren que el libro esté en la calle hacia finales de año.

Podría parecer que el guerrero que se vacía cada domingo sobre el césped y la sensible pluma que escribe sobre sentimientos podrían ser dos caras de la misma moneda. No es así. “Hugo futbolista, Hugo persona y Hugo escritor tienen todo en común. Soy una persona que se levanta, desayuna, come y cena queriendo ser el mejor. Cuando hago algo trato de ser lo mejor posible, llegar lo más arriba con el Choco, meter la mayor cantidad de goles que pueda, tratar de ser el mejor futbolista que pueda. Y con la literatura igual: conseguir que los textos lleguen a la gente, que el libro tenga todo el éxito posible. Me lo planteo todo así; sino, no estoy conforme”, apunta el protagonista.

Hugo es un tipo con una personalidad fuerte. Desbordante. Un rival le definió como un “come come”, expresión muy gallega aplicada a alguien que no para de pinchar, que continuamente está molestando. Vamos, lo que viene siendo un tocapelotas sobre el césped. Su fútbol es como él, claro y directo. Siempre hacia portería, siempre hacia delante. Habla con sinceridad, sin tapujos, pero a la vez es cercano y con conversación agradable. Cristalino. Esa forma de ser tan marcada le ha dotado de una gran seguridad en sí mismo, algo muy necesario para compaginar el fútbol y la literatura romántica, y que le permite llevar con naturalidad las “típicas bromas” que puedan surgir. Es cierto.

A la mayoría de la gente le cuesta hablar con normalidad de amor y desamor. Pero eso no es algo que le preocupe: “A mí me da igual lo que digan. Al final, son cosas que todos hemos vivido y lo mejor es que la gente pueda leernos y sentirse identificada con historias personales por las que todos hemos pasado, tanto agradables como desagradables, pero historias humanas al fin y al cabo. Que sientan que no están solos”.

Hugo Sanmartín, jugador del CD Choco

Hugo posa sonriente el día que el Choco ganó la Copa Diputación. Foto: archivo personal.

SIN TECHOS

Es difícil averiguar qué le apasiona más a Hugo Sanmartín. Balón o pluma. Seguramente ambas por igual. Sus ojos brillan con intensidad cuando habla de sus dos pasiones y del futuro que sueña para cualquiera de ellas. No hay límites. Tampoco secretos. Trabajar para llegar lo más arriba posible es la receta para ambos mundos. De la literatura le encanta la posibilidad de “crear un mundo desde cero” que pueda llegar a las personas. Del fútbol, poder superarse cada semana, individual y colectivamente, en un equipo con unos compañeros a los que considera “unos futbolistas brutales”.

“Es difícil averiguar qué le apasiona más a Hugo, balón o pluma”

Sobre el mañana, el atacante del Choco sueña despierto con alcanzar las estrellas. “El jugador es de la categoría en la que está, pero yo sí me veo para jugar en una categoría superior”. Una opinión que comparte su entrenador: “¿Si tiene nivel para jugar en una categoría superior? A mis ojos, de forma indudable”. Hugo ya no es ningún crío, pero está en el mejor momento de su carrera y sabe que le quedan años de fútbol. “Sueño con llegar lo más arriba posible, conocer otras Ligas. Comparadas con la nuestra, la Tercera alemana y la inglesa son increíbles, siempre con estadios llenos y más profesionalizadas. En un futuro quizá me gustaría probar en algún destino exótico. Nunca se sabe. No me pongo techos”.

Viajan por Galicia escuchando historias de amor | Foto: Archivo Personal.

Viajan por Galicia escuchando historias de amor | Foto: archivo Personal.

Los sueños del futbolista van de la mano con los del escritor. Con De tu corazón a mi libro amasándose, Hugo tiene en el horno –saldrá en un par de meses- su primer libro, “un relato juvenil erótico sobre un auténtico golfo en edad de experimentar” que lleva por título El chico de las nueces y que, de alguna forma, está muy ligado a De tu corazón a mi libro. Solo son los primeros escalones de su sueño. Una novela de ficción, ambientada en varias ciudades europeas como París y Roma que visitó junto a su novia para recabar documentación, asoma en el horizonte. “Sacar mi propio libro y que tenga éxito”. Es el deseo de Hugo Sanmartín. Un soñador que demuestra que todo es posible, que todo es compatible. Siempre con corazón. Corazón de balón de un guerrero sobre el césped. Corazón de tinta de un contador de historias repletas de sensibilidad.

Por Borja Refojos (@BorjaRefojos)