A simple vista el Chesterfield FC puede parecer un equipo más en el condado de Derbyshire. No posee un palmarés ni mucho menos envidiable. A pesar de su longevidad, no ha escrito demasiada historia en la élite del fútbol inglés. Es más, desde fuera cuesta entenderlo como algo más que un club modesto.

Sin embargo, The Spireites sí han sido pioneros en el nacimiento de una nueva versión del deporte rey que a día de hoy se practica más allá de las fronteras de Reino Unido, una adaptación del fútbol para personas de mayor edad: el Walking Football. La Community Trust del Chesterfield quiso acercar el deporte a aquellas personas que, bien por la edad o por incapacidad física, ya no pueden practicarlo al mismo ritmo que antes. Walking Football es una concepción distinta del fútbol, un nexo social entre individuos que comparten afición por el balón, el colectivo y la amistad. La esencia del Walking Football es el disfrute.

Lo cierto es que esta corriente nacida en 2011 se ha extendido vertiginosamente y su aceptación ha sido mejor de la esperada en un principio. La prensa inglesa se hizo eco de este descubrimiento y le proporcionó notoriedad –sobre todo con dos reportajes de Sky Sports y de Barclays Bank– fomentando así el interés de otros clubes que al cabo de unos meses incorporaron sección de Walking Football en su institución. Uno de ellos es el Manchester City, que a través de City in the Community ha creado su propio equipo, los MC Etihad Senior Walkers. Desde esta sección nos cuenta Laura Higgins la importancia que le atribuyen al Walking Football. “Queremos que el fútbol pueda ser practicado por todos y que sirva como instrumento para unir a aficionados de distintos equipos. Es una herramienta social muy útil que además le da mayor amplitud a la familia citizen”, explica para Highbury.

EL FÚTBOL DE SIEMPRE, A OTRO PASO

Como su nombre indica, la regla fundamental de este deporte es que es obligatorio jugar andando. Es una oportunidad para que los más mayores puedan volver a sentirse futbolistas, percibir el olor a césped y recordar que un día ellos también vistieron de corto y calzaron botas de tacos. De hecho, un gran número de ex futbolistas ingleses se ha sentido atraído por esta moda. “Un aspecto positivo es que veteranos de muchos clubes participan activamente y atraen más aficionados por lo que representan y por lo que fueron como futbolistas”, nos cuenta Laura. Walking Football se basa en el compañerismo y en mantener una vida saludable. Y, claro está, la nostalgia adquiere una dimensión muy significativa.

Partido de Walking Football en el Pittodrie Stadium. (Aberdeen FC)

Partido de Walking Football en el Pittodrie Stadium. (Aberdeen FC)

La edad mínima para practicarlo es de 55 años. El juego en sí engloba rasgos de diferentes modalidades de fútbol. Walking Football guarda ciertas semejanzas con el fútbol 7, pero también con el fútbol sala o el fútbol indoor, dependiendo de si se juega al aire libre o en un pabellón. Las dimensiones del campo y de las porterías cambian en función de cada variante de este deporte. Lo mismo sucede con el guardameta, pues no siempre se incluye esta posición. Laura nos comenta que esto supone un problema hasta que no se establezcan unas normas comunes para todos los practicantes de este deporte: “Las dificultades aparecen cuando se enfrentan equipos de diferentes ciudades en pequeños torneos. Unos juegan con portero -que es lo más común- y otros no, unos juegan con balones de fútbol once y otros con balones de fútbol sala. Las dimensiones del campo son diferentes en función del espacio. La duración del partido tampoco está establecida, aunque suele rondar entre los 15-30 minutos”. No existe el fuera de juego y los porteros no pueden marcar gol. Además, está terminantemente prohibido correr o realizar entradas a ras de suelo para evitar lesiones innecesarias. Si un jugador trata de correr y no tiene al menos uno de los dos pies sobre el terreno se le concede un tiro libre al equipo rival.

Desde fuera el juego se ve lento, poco preciso y por momentos aburrido. La falta de ritmo y de continuidad en el juego hace mella al fin y al cabo, pero son tantos detalles los que envuelven esta modalidad balompédica que la convierten en algo sencillamente maravilloso. Esa atmósfera hace que el día de partido sea el más esperado de la semana por los adultos que lo practican. Supone una ocupación sana y divertida para muchas familias. Fútbol en estado puro.

Irlanda, Gales y Escocia no han tardado en explotar esta disciplina. A día de hoy hay más de 450 equipos de Walking Football registrados sólo en Inglaterra. En Escocia, uno de los clubes que más dedicación ha derrochado en esta disciplina es el Aberdeen FC. En Gales, The New Saints FC organiza un festival anual en el que participan equipos de todo Reino Unido. En la pasada edición participaron  equipos de ciudades como Newcastle, Stoke-on-Trent, Shrewsbury o Blackpool. La edición de este año tendrá lugar el próximo sábado 28 de noviembre y promete ser la confirmación de un deporte hasta ahora minoritario.

Harry Kane, durante un partido de exhibición. (Telegraph)

Harry Kane, durante un partido de exhibición. (Telegraph)

En Inglaterra llamó la atención la iniciativa del Wiltshire County FA, que ofreció este verano entrenamientos gratuitos en un centro deportivo de la ciudad de Swindon con el fin de que el Walking Fooball creciese en popularidad. También el patrocinador de Premier League inglesa, Barclays Bank, ha favorecido la expansión del fútbol andado a través varios eventos. El último, un partido de exhibición el pasado mes de agosto con estrellas invitadas de la Premier League como Fabrice Muamba o Harry Kane, además de leyendas del fútbol inglés como Sir Geoff Hurst, para ganar nuevos adeptos.

EL WALKING FOOTBALL LLEGA A ESPAÑA

Playa, deporte y turismo constituyen la fórmula perfecta para potenciar el desarrollo del Walking Football. Mucha culpa de la expansión de este deporte en España la tiene Stan Dibble. Stan no concibe la vida sin el ejercicio. A pesar de su avanzada edad, mantiene un estilo de vida activo con la práctica de varios deportes. Ante el repentino crecimiento de este fútbol en Reino Unido, Stan vio una oportunidad para integrarlo en la Costa Blanca mediterránea mediante la organización de un torneo. A día de hoy es técnico del Monte Mentals, el equipo de Walking Football del CD Montesinos. Nos comentan en el club que Stan, junto con el alcalde de Los Montesinos y la Concejalía de Deportes, organizó en marzo el primer torneo de Walking Football en España, en el que participaron cuatro equipos de la provincia de Alicante. “El torneo fue un éxito a nivel de desarrollo. Teniendo en cuenta que en España no se conocía esta rama del fútbol no está nada mal que acudan más de un centenar de aficionados, además de los propios equipos y del staff organizativo. Hubo comida y bebidas, fútbol y además hizo buen tiempo. No se puede pedir más” cuentan desde el CD Montesinos a Highbury.

Manchester City Etihad Senior Walkers. (Man. City)

Manchester City Etihad Senior Walkers. (Man. City)

El pasado mes de mayo otro torneo de cinco participantes en Los Montesinos recibió por primera vez la visita de un equipo inglés, el Mansfield Senior Reds. “Esperamos que hayan estado a gusto durante el torneo y que puedan volver en siguientes ocasiones”. El día de su llegada a España se celebró una cena de recibimiento, una prueba demás de que la convivencia y el intercambio de culturas están por encima de lo que sucede más tarde en el terreno de juego.

Eso nos quiere ayudar a entender Laura. El pasado 8 de octubre el Etihad Senior Walkers aterrizó en España para participar en un nuevo torneo internacional de Walking Football. “En los días previos al campeonato ya se notaba el nerviosismo. Todos estaban muy ilusionados por la experiencia que iban a vivir, estoy convencida de que por momentos se olvidaron de que iban para jugar al fútbol”, relata. En los partidos, más de lo mismo. Según Laura “ganar o perder es lo de menos”.

En Reino Unido, España u Holanda ya se practica el Walking Football. También en algunos países sudamericanos. Ha pasado de ser un juego minoritario a un descubrimiento útil para personas de avanzada edad que está aumentando su número de seguidores. La posible creación de una gran liga internacional aún resulta utópica, en parte por la dificultad para encontrar patrocinadores que faciliten la organización de torneos. Mientras tanto habrá que estudiar la evolución de este fútbol lento con tanto margen de crecimiento, dada la rápida expansión que ha demostrado en apenas unos años. Al margen de todo, lo que inspira este producto es una sensación de vitalidad que, como no podía ser de otra forma, surge en Inglaterra, la cuna del fútbol mundial. No es tan importante ganar como el sentirte joven rodeado de amigos y compañeros. Walking Football no es ni más ni menos que la versión “slow motion” de un deporte maravilloso ya inventado.