En el condado de Lancashire, al norte del río Ribble se alza la ciudad de Preston. En esta urbe, situada a 27 kilómetros de Manchester, puedes encontrar muchos universitarios y algún curioso que quiera ver el museo de la FIFA, pero a decir verdad no es el mejor lugar para pasar un lunes por la noche en pleno mes de febrero. Probablemente, el frío y el tedio se te peguen a la piel durante la velada.

Todo esto es lo que suele suceder, pero si te llamas Kevin Davies y la noche es la del próximo lunes no querrás estar en otro lugar. En el estadio de Deepdale y con el Manchester United enfrente será, quizás, la última oportunidad de brillar para este delantero natural de Sheffield y que en marzo cumplirá 38 años.

El Preston North End, de League One, se enfrenta en la quinta ronda de la FA Cup a todo un Manchester United. Sin duda, será una gran noche en Preston, aunque pocas sean las esperanzas de eliminar al equipo de Louis Van Gaal. A veces, el simple hecho de jugar un partido es razón más que suficiente para sonreír.

En el ocaso de su carrera, Davies sonreirá al salir al terreno de juego y ver al equipo que tiene enfrente. Se acordará de los dos goles que, durante su carrera, ha sido capaz de anotar frente al coloso mancuniano y pensará que en esta década todavía no les ha tocado la carita. Davies marcó su primer gol a los red devils el 19 de enero de 1998, cuando vestía la camiseta del Southampton. Fue un día mágico en el que Davies adelantó a los suyos en el minuto 3 de partido y el marcador ya no se movió. La segunda vez, el 1 de abril de 2006 y con la camiseta del Bolton Wanderers, el gol de Davies no sirvió para derrotar al United, que venció 1-2.

Foto: Alex Livesey

Si mira hacia atrás para hacer balance, Davies tendrá al alcance de sus reminiscencias 21 temporadas y media en el fútbol inglés en las que ha disputado, hasta el momento, un total de 791 partidos. La cifra de goles, 150, es redonda pero no espectacular para un delantero. Davies bien sabe que en esta vida se fallan muchos más goles de los que se meten, por ello siempre ha disfrutado al máximo de los que sí ha logrado marcar.

Muy lejos queda el 22 de septiembre de 1993, cuando con 16 años debutaba con el Chesterfield en un partido de League Cup ante el West Ham United. Fue un adolescente feliz correteando por el césped del Proact Stadium. Disputó 148 encuentros y anotó 29 goles con los spireites. En 1997, Davies y sus compañeros alcanzaron las semifinales de la FA Cup tras eliminar el Bolton Wanderers con un hat-trick del bueno de Kevin en la última temporada de Burnden Park como feudo trotter. El Middlesbrough, en el replay, terminó con el sueño de alcanzar la final.

No fue la única gloria copera para este delantero también famoso por su agresividad y que ostenta varios récords de faltas cometidas y tarjetas recibidas, aunque también era uno de los jugadores que más faltas recibía en su etapa en el Bolton Wanderers. En 2003 fue finalista de la FA Cup con el Southampton y en el 2004 de League Cup con el Bolton. Fue aquí donde Davies se hizo leyenda.

Kevin Davies estuvo diez temporadas seguidas en el club de Greater Manchester, al que llegó libre en el verano de 2003. En su primera temporada fue titular en todos los partidos de Premier League, anotó 10 goles, incluido el de la consolación en la final de Cardiff frente al Boro, y fue elegido mejor jugador de la temporada por el club. Galardón que repetiría más tarde en 2008 y 2009.

Con el Bolton llegó a golear en campos como el Allianz Arena ante el Bayern de Múnich y logró en 2010, 17 años después de su debut, su primer gol de penalti. Además, hizo su debut con la selección inglesa en un partido de clasificación para la Eurocopa 2012 frente a Montenegro siendo, con 33 años y 200 días, el jugador más viejo en estrenarse con los pross desde Leslie Compton en 1950.

Davies pugna por un balón con Nuno Valente, del Everton. Foto: EMPICS Sports

Davies pugna por un balón con Nuno Valente, del Everton. Foto: EMPICS Sports

En Bolton fue capitán, líder, querido, venerado y respetado pero también conoció la otra cara de la moneda. La crueldad del olvido. En 2012 descendieron a Championship y Davies decidió renovar para ayudar a su equipo a regresar cuanto antes a la máxima categoría. En marzo de 2013 el club anunció que no iban a ofrecerle renovación y, por si fuera poco, empezó a ser apartado de las convocatorias.

A sus 36 años cualquiera que hubiera vivido una situación parecida habría colgado las botas, pero los viejos rockeros nunca mueren y Kevin Davies firmó por el Preston North End para seguir correteando por el verde, como hacía de adolescente en Chesterfield y como siempre ha hecho durante toda su carrera. El próximo lunes frente al Manchester United podremos vislumbrar uno de sus últimos destellos. Los focos le alumbrarán, la afición local le vitoreará y él, como siempre, se dejará la piel en el campo.