Se hace complicado imaginar que cuando el jesuita Vicente Ferrer fundó, en 1969, la ONGD que lleva su nombre pensara que uno de los proyectos que terminaría llevando a cabo la Fundación tuviera algo que ver con el mundo del fútbol. 34 años después nacería la Anantapur Sports Academy, en el seno de la cual opera desde 2011 la Academia de fútbol que coordina el cooperante Miquel Lladó.

Anantapur es una región del estado indio de Andhra Pradesh. Se trata de una zona rural en los desiertos del sur de India donde Vicente Ferrer creó junto a Anne Perry -la que después sería su esposa- una Fundación con la que trabajar por la transformación de la realidad de uno de los territorios más pobres y necesitados de India. “La pobreza o la gente que vive inmersa en ella tiene un contexto que poco conocemos en Europa” cuenta para Highbury Miquel Lladó, que no pudo rechazar el reto que se le planteó hace algo más de 14 meses cuando se le presentó la oportunidad de trasladarse a Anantapur para trabajar en la Fundación Vicente Ferrer.

ACADEMIA DE FÚTBOL

La Anantapur Sports Academy es “un centro donde poder desarrollar el talento local, que previamente ha crecido y progresado a nivel regional”. El objetivo de la Academia es la búsqueda de una mejora y evolución constante para los jóvenes que la integran: “Intentamos funcionar como un centro de alto rendimiento salvando las distancias en cuanto a recursos y contexto. Pero las sesiones tienen una estructura, consiguen crear dinámicas y, por ende, permiten al jugador descubrir los conceptos que está entrenando. Una vez a la semana nos dedicamos a revisar, mediante video análisis, cómo evolucionan los jugadores en el dominio de los conceptos que deben aprender. La mejora es espectacular”.

Los niños juefan a fútbol en Anantapur. Foto: Anantapur Sports Academy.

Los niños juefan a fútbol en Anantapur. Foto: Anantapur Sports Academy.

“El fútbol, por ser un deporte complejo, requiere de un esfuerzo cognitivo notable que ayuda mucho a niños y niñas acostumbrados a un sistema educativo basado en la repetición” explica el que fuera entrenador en categorías inferiores del Sant Cugat Esport FC. “Creo que si se explica usando la metodología adecuada, dónde los entrenadores guiamos el aprendizaje y cedemos la evolución de los jugadores a ellos mismos, el fútbol es y será lo más importante en sus vidas” considera Miquel Lladó. Y lo argumenta: “En las escuelas, el nivel educativo está lejos de alcanzar tipos de enseñanza similares. Al final, los niños son iguales en todas partes. Quieren divertirse, crear y solucionar problemas. Si se les aportan las herramientas para que hagan esto, el nombre (fútbol) no importa, lo diferencial es la manera en que se enseñe“.

La Academia de fútbol está formada, a día de hoy, por 48 deportistas, agrupados en tres etapas: infantil, cadete y juvenil. La próxima temporada se incorporará la categoría alevín, aumentando el número de futbolistas hasta una cifra aproximada de 70. Cada equipo cuenta con un entrenador y un voluntario local que, mientras aprende la profesión, ayuda a agilizar las sesiones.

“Este tipo de proyectos rompe barreras, a día de hoy, incomprensibles” Miquel Lladó

“A nivel regional, tenemos 18 centros en los cuáles podemos contabilizar entre 800-1000 jugadores. Cada centro tiene su entrenador o entrenadores. Algunos han empezado ya con chicas. La cultura del fútbol se está extendiendo. Probablemente porqué el cricket ya se ha usado mucho. La gente necesita cosas nuevas” detalla Miquel.

La vida de los trabajadores (ya sean cooperantes o voluntarios) de la FVF “es más cómoda de lo que parece”. “Comemos en la fundación, tenemos una habitación y una lavadora” concreta Lladó. “A nivel de trabajo, la gente tiene que lidiar con grandes retos. Desde la barrera idiomática hasta aspectos culturales muy distintos, pero trabajamos para disfrutar de la experiencia y aprender más sobre cómo funciona el mundo” prosigue.

La Fundación ha impulsado una Liga de Fútbol en la región. La segunda edición “funciona según lo previsto”. “Se juegan los partidos y se respetan las edades. Creo que el nivel en los pueblos está mejorando mucho. Tanto a en juego como a nivel de educación corporal. Los niños ya no entrenan dando vueltas al campo sino que intentan pasarse el balón” narra Miquel. “Incluso a nivel de su estructura bioenergética esto supone una ganancia incalculable. No aumentamos la demanda energética de la misma manera que lo hacen otros deportes, intentamos aumentar la demanda o el esfuerzo cognitivo. Esperemos poder seguir avanzando en esta dirección” añade el técnico catalán.

Jugadores de un equipo de Bathalapalli durante un entrenamiento. Foto: Alba Asunción.

Jugadores de un equipo de Bathalapalli durante un entrenamiento. Foto: Alba Asunción.

METODOLOGÍA EKKONO

Y es que los entrenadores de la Academia han tenido “la grandísima oportunidad” de recibir recientemente, por parte de un técnico de Soccer Service, formación en la metodología Ekkono. Se trata de una metodología específica de entrenamiento de fútbol que se basa en el aspecto cognitivo del juego. “Nos ha permitido acelerar el proceso de toma de decisiones en nuestros jugadores. Día tras día, los veo mejor contextualizados; sabedores de las condiciones que se dan en un partido y de las respuesta/soluciones que tienen a mano” analiza Miquel Lladó. “Implica una relación pregunta/respuesta con el jugador. En este punto, la evolución también ha sido muy favorable. Hablamos entre nosotros, nos preguntamos y buscamos soluciones” profundiza.

En diciembre dará comienzo una nueva liga, en este caso para chicas, que contará con ocho equipos. “Hay que crear deporte para niñas y niños. Este tipo de proyectos rompe barreras, a día de hoy, incomprensibles” expone Lladó. “A nivel nacional empezamos a suscitar curiosidad. En poco tiempo podemos ser referentes en el desarrollo del fútbol en un país que quiere emerger en este deporte. Sería algo muy bonito” cuenta ilusionado Miquel.

Y es que el fútbol está en auge en India, aunque el proceso es paulatino. “La Indian Super League se sigue más que las ligas europeas, pero en una zona rural todo va supeditado a tener o no televisión. En las grandes ciudades, sí que se sigue. Lo disfrutan como un show de WWE (lucha libre) en Estados Unidos, pero el día que descubran el fútbol realmente, pueden ganar muchos mundiales. Es una cuestión de matemática simple” reflexiona Lladó.

Fútbol en India. Foto: Anantapur Sports Academy.

Fútbol en India. Foto: Anantapur Sports Academy.

“Entiendo el fútbol como un deporte extremadamente sutil, con muchos matices y con una aplicabilidad a hechos en la vida real muy grande” señala Miquel Lladó para reforzar la idea de que el fútbol es una de las más potentes herramienta de transformación social y personal.