¿Y por qué no? ¿Por qué no puede ser esta la tan ansiada oportunidad? Es lo que se preguntan (nos preguntamos) en la Argentina. Los spots de los canales deportivos inundan las casas. Videos con festejos de goles argentinos, Messi, Agüero, las tribunas llenas y papelitos celestes y blancos volando. La voz del locutor del canal cierra el mensaje. Y uno se vuelve a preguntar “¿y por qué no?”.

La selección de Martino llega en un muy buen nivel. Jugadores campeones y Messi que reconoció llegar a Chile en mejor forma que hace un año a Brasil para jugar el Mundial. La defensa, tan criticada en la previa al Mundial del año pasado, parece haber dejado atrás los rumores para convertirse en un bloque sólido. Carlos Tévez, el campeón con doblete en Italia y subcampeón europeo, ya no es aquel Tévez polémico que entró por la ventana al plantel de Sergio Batista y que quedó cubierto de polvo y reproches tras fallar el penal en la serie contra Uruguay en la Copa América de 2011.

 

LA NECESIDAD DE TRIUNFOS

Argentina necesita un título con el seleccionado mayor. Se lo debe y la historia se lo demanda. Que el último festejo haya sido hace 22 años, parece un ancla que el equipo debe dejar atrás. Aquel 4 de julio de 1993, un joven Gabriel Batistuta había anotado los dos goles que le dieron al equipo dirigido por Alfio Basile, la victoria sobre México y la última estrella en el palmarés. Luego, todo un camino lleno de tropiezos, sobre todo en el torneo continental.

En 1995, en el vecino Uruguay, una sorpresiva derrota ante Estados Unidos dejó a la Argentina segunda en el grupo y la obligó a jugar ante un Brasil que había ganado todo en su zona: afuera por penales. En 1997, en Bolivia, una derrota contra Perú trajo de regreso a los dirigidos por Daniel Passarella. La Copa de 1999, en Paraguay, quedará grabada en la memoria de los argentinos por los penales fallados. Sobre todo los tres que desaprovechó Martín Palermo en la derrota 0-3 ante Colombia.

Argentina mundial Brasil 2014

Explicación de Foto: Los jugadores de Argentina celebran el pase a la final en el Mundial 2014
Fuente. Canchallena

 

 

UN SINFÍN DE POLÉMICA

En 2001, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), decidió no enviar al equipo a competir a Colombia por la tensa situación con la guerrilla de aquel país. 2004 y 2007, en Perú y Venezuela respectivamente, fueron las más cercanas a la gloria. En la de Perú, el equipo argentino de Marcelo Bielsa le ganaba 2-1 a Brasil, hasta que, faltando cinco segundos, Adriano empató el juego. El seleccionado brasileño se impuso luego en los penales, llenando de desolación a los argentinos que ya teníamos el festejo en la garganta. En 2007, en Venezuela, también ante Brasil, la cosa fue distinta. Ellos hicieron todo bien y Argentina todo mal. Derrota 0-3 y frustración en lo que pudo haber sido el primer título de Messi. Lo de 2011 es lo dicho. Polémica en el armado del plantel, cortocircuitos, penales ante Uruguay y eliminación en casa.

Pero 2015 es la del “¿y por qué no?”. Puede pasar y debería darse. El mejor del mundo está afilado y viene con un triplete culé bajo el brazo. Muchos de sus compañeros vienen de una gran temporada en Europa y Martino llega con el respaldo del público. Como José de San Martín, Messi y compañía cruzaron los Andes para liberar a la selección argentina de su sequía. Es un deseo. Es un sueño, pero… ¿por qué no?

Por Nicolás Ezequiel