Image

Blog

Una gambeta incombustible
3 años atrás

Una gambeta incombustible

Gomito Gómez, un futbolista diferente que regresó a su club de siempre para reverdecer sus laureles.

La diversidad de Leipzig
3 años atrás

La diversidad de Leipzig

En Leipzig, una ciudad de 500.000 habitantes del este de Alemania, conviven tres equipos importantes. El BSG Chemie Leipzig y el Lokomotive Leipzig luchan por resitir ante la fuerza del Red Bull Leipzig, paradigma del fútbol moderno.

Terrassa: cuando no hay ni para agua
3 años atrás

Terrassa: cuando no hay ni para agua

En una década, el Terrassa ha pasado de rozar la gloria en Segunda, desaparecer para volver a refundarse, e intentar sobrevivir en Tercera pese a los impagos a la plantilla, un propietario ausente que se resiste a vender y una afición y un Ayuntamiento que presionan en busca de soluciones que no llegan.

Locura en el Caribe
3 años atrás

Locura en el Caribe

1994. Copa del Caribe. Barbados marca en propia puerta y pasa a defender ambas porterías para lograr la victoria.

El regreso
3 años atrás

El regreso

Él pasa por una crisis de confianza. Lleva mucho sin jugar desde que se retiró y una lesión lo ha tenido apartado durante meses. Pero tiene que volver.

La vida tras la Copa África
3 años atrás

La vida tras la Copa África

Tras la CAN 2015, la pelota sigue rodado en Guinea Ecuatorial. Y por mucho tiempo.

Celebrar la pertenencia
3 años atrás

Celebrar la pertenencia

por  •  Puerta H

La pertenencia a un club, la filiación a unos colores. Elland Road, cerveza, el Leeds United, cantar en el pub… La vida que Frankie heredó de su padre.

Va a pasar algo
3 años atrás

Va a pasar algo

por  •  Tribuna

El Bradford está un paso de volver a hacer historia. Ahora en la FA Cup. La ilusión invade la ciudad. Va a pasar algo.

Crecer sin Maradona
3 años atrás

Crecer sin Maradona

por  •  Puerta H

Crecer sin Maradona es una putada.

De los cabeza rapada al silencio
3 años atrás

De los cabeza rapada al silencio

Chelsea y Paris Saint-Germain presumen de lujo y de estrellas, pero no hace tanto tiempo en sus campos habitaban una serie de aficionados radicales que disponían de gran libertad para hacer, dentro y fuera del césped, aquello que quisieran. Tuvieron que ocurrir varias tragedias para que las autoridades actuaran, y actuaran con fuerza para echar a los violentos de esos estadios. Ahora, el billete de los propietarios tiene más fuerza que el cántico de los seguidores.

Arriba