Chiasso es una localidad suiza, la más meridional y cercana a la frontera con Italia. Al otro lado de la aduana, a unos ocho kilómetros se encuentra Como, famosa por su lago y con un equipo centenario que actualmente juega en Lega Pro -equivalente a la Segunda B española-. El F.C. Chiasso, también centenario disputa la Challenge League helvética, es decir, la segunda división suiza.

El fútbol ha alcanzado sus dimensiones actuales en cuanto a relevancia, seguimiento y repercusión social gracias, entre muchas otras cosas, a las rivalidades surgidas entre equipos vecinos. En algo que comúnmente se conoce como derbis, los equipos cercanos entre sí se enfrentan y el aficionado del equipo que resulta perdedor ha de soportar las burlas y comentarios de los seguidores del que vence durante los días posteriores al partido. Siempre con la esperanza de vengarse en el siguiente enfrentamiento.

La distancia entre el Stadio Comunale di Chiasso y el Giuseppe Sinigaglia de Como es de siete kilómetros y medio, muy parecida a la que hay entre Ibrox Park del Glasgow Rangers y Celtic Park del Celtic de Glasgow (9’9 kilómetros), entre el Georgios Karaiskakis de Olympiakos y el Spyros Louis del Panathinaikos (8’3 kilómetros) o  entre Highbury y White Hart Lane (6’4 kilómetros). Menos de la mitad de la que hay entre la Bombonera de Boca y el Monumental de River (16’5 kilómetros) y mucho más que los cero kilómetros entre el Giuseppe Meazza del Inter y San Siro del Milan.

Stadio Giuseppe Sinigaglia de Como | Foto: Pau Corachán.

Stadio Giuseppe Sinigaglia de Como | Foto: Pau Corachán.

 

Geográficamente hablando, entre el Chiasso y el Calcio Como debería haber un derbi, pero no lo hay. Y eso que fue uno de los primeros en la historia de este deporte.

 

LA AVENTURA ITALIANA DEL F.C. CHIASSO

El club rossoblú y sus aficionados pueden presumir, entre los equipos helvéticos, de un hecho único y singular que les distingue del resto de clubes de su país: participaron durante seis intensas temporadas, interrumpidas por la Primera Guerra Mundial, en el Campeonato Italiano de Calcio, cuatro de ellas en la Prima Categoria -equivalente a la actual Serie A-.

Los dirigentes del club del Ticino decidieron solicitar la inscripción en el campeonato italiano a causa del bajo nivel de los equipos suizos. A favor tenían las buenas relaciones de vecindad y la persuasión del abogado Rodolfo Caprara así como el aval del vicepresidente de la Federazione Italiana Giuoco Calcio, Francesco Mauro. En contra tenían la imposición de construir un terreno de juego en territorio italiano y la falta de fondos para llevar a cabo la obra. Obstáculo que el Chiasso superó gracias a la pasión, el espíritu aventurero y el empeño de su afición.

Así pues, apenas un par de años después de inaugurar su estadio en la Via Brogeda de Chiasso -más tarde Via Comacini-, el equipo rossoblú se trasladaba al campo del Mornello en Maslianico, Cernobbio. En mayo de 1914, el Chiasso disputó la fase de ascenso a la Prima Categoria del fútbol italiano contra el U.S. Cremonense y contra el F.C. Savoia de Milán. Los suizos salieron vencedores de ambos partidos y ascendieron, por derecho propio a la máxima categoría del fútbol de Italia, su país vecino. Al término de la temporada 1914-1915, la actividad deportiva en Italia se vio interrumpida por la gran guerra. El campeonato se retomó en 1919 y el Chiasso se mantuvo en la Prima Categoria hasta 1922, año en que descendió. Su última temporada italiana la disputó en la segunda división. En 1923, el equipo rossoblú regresó a las competiciones de su propio país.

 

 LOS PRIMEROS ENFRENTAMIENTOS…

Fundados en los albores del siglo XX -1905 el Chiasso, 1907 el Calcio Como- jugaron varios partidos amistosos entre ellos durante los primeros años de ambos clubes.

Los cuatro años que el Chiasso estuvo en la primera división italiana, coincidió con el Calcio Como, que había ascendido un año antes, en 1913. Además, ambos descendieron a la segunda división en 1922.

 

…FUERON LOS ÚLTIMOS

Con el regreso del Chiasso a las competiciones helvéticas en 1923, el que pudo ser el único derbi transnacional -hay partidos entre equipos de distintas naciones que tiene cierta rivalidad, pero la falta de vecindad impide que sean un derbi- quedó frustrado, más allá de algún encuentro amistoso.

 

LA VIDA Y EL FÚTBOL ENTRE SUIZA E ITALIA

Manrico Frigerio es un joven de Morbio Inferiore, localidad colindante con Chiasso. Se explica con la misma naturalidad con la que cruza la frontera con Italia casi a diario: “Vivo prácticamente más en Italia que en Suiza, y conozco a muchísima gente que cruza a Italia solamente para hacer la compra”. Pese a la cercanía admite no conocer a ningún aficionado del Como.

“En mi región todos, sobre todo los jóvenes, seguimos la Serie A y la mayoría se interesa por la Super League Suiza, aunque menos que por la liga italiana” comenta Manrico, quien dice conocer a alguna gente que va habitualmente a ver al Chiasso, aunque desconoce cómo es en la actualidad la afluencia al Stadio Comunale.

Zambrotta ejerciendo de jugador-entrenador. Foto: Keystone.

Zambrotta ejerciendo de jugador-entrenador. Foto: Keystone.

La mayoría de los jóvenes del cantón del Ticino son seguidores de algún equipo italiano, sobre todo del Milan, Juventus o como en el caso de Manrico, el Inter de Milán: “Empecé a seguir al Inter de niño, por herencia paterna. Me gusta porque es capaz de lo mejor y lo peor, de ganar partidos muy complicados y de perder contra equipos pequeños, cuando parece tener todo a su favor. Mi mejor recuerdo como hincha del Inter es la semifinal de la Champions League de 2010 frente al Barcelona, vencer en el Giuseppe Meazza y la emoción de la vuelta en el Camp Nou… Fue inolvidable”.

 

LA ÚLTIMA CONEXIÓN

El derbi más internacional que pudo haber no existe, pero hay un hombre que ha logrado que en el nuevo siglo los ocho kilómetros que separan Como de Chiasso vuelvan a estar unidos por el  balón. Gianluca Zambrotta (Como, 19 de febrero de 1977), campeón del mundo, vencedor de tres Scudetto, tres Supercoppa de Italia y una Supercopa de España fue, antes que todo eso, campeón de la Copa de Italia de la Serie C con el Como Calcio.

Luca es actualmente jugador-entrenador en el F.C. Chiasso, y aunque no tenga al equipo precisamente bien situado en la tabla (octavo de diez participantes) es el gran nexo futbolístico entre dos localidades a las que solo separan una frontera y ocho kilómetros.